BOLIVAR

BOLIVAR

Su nombre era un homenaje al gran revolucionario Simón Bolívar que, a principios del siglo pasado, lideró diversas insurrecciones para que los países latinoamericanos pudiesen independizarse de la dominación española. Irónicamente, Cuba no logró su independencia hasta 1898, después de cuatro siglos bajo el yugo español. La insurrección empezó en 1895 y, tras tres años de enfrentamientos, consiguió una exigua victoria. Los tabaqueros, empleados en las fábricas de cigarros, jugaron un papel fundamental en la independencia de su país.

 

De hecho, la insurrección empezó a fomentarse entre sus filas; cuenta la leyenda que la llamada al combate, emitida por José Martí desde Florida, llegó escondida en un cigarro. El Bolívar fue un éxito inmediato entre los amantes de los puros, y fue apreciado como uno de los mejores entre los Habanos de pleno sabor, fuertes y con mucho cuerpo, tal y como se prefería en aquellos tiempos.

 

El escritor francés Eugene Marsan, autor de un aclamado libro sobre cigarros, recomendó fervientemente a sus lectores los Barons y los Little Dukes de la casa Bolívar, situándolos en la selecta clase de loscigarros «irreprochables». Los Bolívar tuvieron su sitio entre los mejores Habanos de su tiempo, comparables a otras marcas como Henry Clay, Flor de Cuba, Corona, o Villar y Villar. La cumbre de su popularidad no llegó hasta 1950, cuando la familia Cifuentes se hizo cargo de su producción. Los Cifuentes, que ya eran los propietarios de Partagás, Ramón Allones, La Intimidad, y otras veinte marcas menos conocidas, propulsaron los Bolívar hacia nuevas cimas del éxito comercial, mediante un marketing inteligente junto a las marcas más conocidas de la familia.

 

Estos fuertes Habanos son insuperables por su marcado aroma, con la excepción, quizá, de Romeo y Ju1ieta o de Escepción.1

Leave a Comment